• Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon

Sabra Dios Sa de CV desde 2012

Tus compras cambian vidas...

El mezcal como bebida, ha servido a Oaxaca para mostrar otra cara más de las muchas cosas que puede ofrecer al mundo. Al mismo tiempo ha servido para que muchas historias se entretejan en torno a quienes participan en su producción y comercialización. Un poco en este tenor en 2012 en una oficina de la colonia Roma en la ciudad de México se conocieron Graciela Angeles y Jacobo Marquez quienes después de intercambiar ideas sobre la bebida iniciaron una plática más profunda de la que un año después daría forma al proyecto de la biblioteca el Rosario. Cuando hablaron de lo que el mezcal debería generar en las poblaciones mezcaleras, la mayoría piensa en fuentes de empleo, lo cual resulta una respuesta obvia si se piensa en que se requiere ampliar el número de palenqueros o mezcaleros al aumentar la demanda de la bebida, sin embargo, el aspecto social de la comunidad poco o nada se menciona. Desde la perspectiva de Jacobo y Graciela, el mezcal debe generar un desarrollo integral, en el cual, la educación y la cultura sean pilares fundamentales.

 

El proyecto se encuentra encabezado por un comité conformado por habitantes del mismo barrio a su vez c constituido bajo la figura legal de Asociación Civil. Antes de definir el lugar donde se construiría se definieron las condiciones que la población beneficiaria debía cubrir. Dentro de las características se consideró, ser el barrio con mayor número de jóvenes y niños en edad escolar, tener el nivel de pobreza más alto, contar con un espacio propio o tener a disposición para donar un espacio, dicho terreno debería quedar a nombre de la Asociación civil misma quien su vez es la responsable del espacio y que estará a cargo de dar vida al proyecto. De esta manera, el comité de la biblioteca se dio a la tarea de otorgar su participación a través de “tequios” con los cuales se construyeron 9 mil adobes, mismos que fueron elaborados con tierra y fibra de maguey, rescatando la técnica de construcción otrora empleada en toda la comunidad y hoy día en desuso. De esta misma forma se colecto gran parte de la piedra que forma hoy parte de los muros, se adquirió el carrizo con que se construyeron algunos techos, puertas ventanas y barandales. No sólo la gente de la comunidad ha aportado trabajo y materiales para este proyecto, se ha contado con el apoyo económico por parte de Fondeadora Ciel en 2014, y donativos recibidos por parte de la tienda de mezcales “Sabra Dios” a través del C. Jacobo Marquez, importadora de mezcal Heavy Metl y en general del público en general que se ha querido sumar al proyecto.

Gracias!!!